sábado, 22 de julio de 2017

Orense


Después de estos días en Bayona volvimos a casa, pasando por otra de las capitales gallegas: Orense, otra preciosa ciudad, donde solo paramos unas  horas para pasear por ella, que bien vale la pena.

Orense está atravesada por el río Miño, situada a 125 m de altitud y con una población de cerca de 109.000 habitantes.

El valle del Miño, en la zona de Orense ha sido habitado desde la Prehistoria como demuestran los hallazgos arqueológicos.

En el punto donde se encuentran las fuentes termales de As Burgas se asentaron los romanos, interesados en la gran abundancia de oro de la zona, que la convirtió en una importante ciudad de Hispania, a la que le dieron el nombre de Auriense , La ciudad del oro, hasta que se agotaron las reservas de este apreciado metal.

En la época romana se construyo un puente sobre el Miño,
                                                                               

 protegido por una pequeña guarnición, que formaba parte de un  ramal de la Vía XVIII, que unía Bracara Augusta, Braga en Portugal, con Asturica Augusta, Astorga en León, origen de la población que habitaba en donde hoy se halla la Plaza Mayor.

A la caída del Imperio Romano, Orense, tras las invasiones bárbaras, formo parte del reino suevo de Braga y continuo siendo un importante centro comercial, debido a su puente, cuyos pilares siguen siendo romanos, hoy día, y que ha sido reconstruido múltiples veces en la historia.
                                                                     

A los suevos sucedieron los visigodos y a estos las incursiones musulmanas y normandas, debido a las cuales el territorio quedo despoblado, no recuperandose, lentamente, hasta el s. XII.

El núcleo original sigue siendo As Burgas, en la ribera izquierda del río Miño.

Durante la Edad Media los obispos de Orense son la autoridad mas importante en la ciudad, y ordenan la construcción del Castelo Ramiro, en un monte que domina la población, desde el que se podían controlar la entrada y salida de personas y mercancías en Orense, y del cual no queda mas que el recuerdo.

Durante los s.s. XVII y XVIII la ciudad vive un largo letargo, que cambia al ser designada como capital de la provincia del mismo nombre.

Durante la invasión napoleónica, que empezó con el pretexto de pasar el ejercito francés a Portugal para combatir a sus aliados ingleses, Orense sufrió las atrocidades, saqueos y asesinatos que repartía el ejercito francés, hasta que después de sus derrotas en Portugal, volvió a pasar por Orense derrotado y destrozado.

Toda España, Galicia incluida, tardo el s. XIX al completo y parte de XX en recuperarse de la
invasión napoleónica, de la desamortización de 1.835 y de las guerras carlistas.

Actualmente Orense es un importante nudo de comunicaciones, con dos autopistas, cuatro carreteras nacionales y cuatro vías de ferrocarril.

La ciudad concentra una gran oferta comercial y de ocio, así como servicios administrativos, educativos y sanitarios de referencia en la provincia.

Tiene un estimable patrimonio cultural del cual disfrutamos al pasear por su centro histórico como la Catedral de San Martín, su principal monumento religioso.

El templo, uno de los grandes monumentos rómanicos de España, fue levantado entre los s.s. XII y XIII. Los añadidos son una variada muestra de los sucesivos estilos posteriores, gótico, renacentista barroco, neoclásico y actual

 
En el interior destaca el magnifico retablo gótico de Cornelis de Holanda, que se realizo entre1.516 y 1.520. Visitamos la catedral por fuera y por dentro admirando sus tesoros
                                                                                   

                                                                                 

Otro corto desplazamiento nos llevo a la Iglesia de Santa Eufemia del Centro, magnífico ejemplo del barroco gallego. La iglesia de grandes proporciones, se empezó a construir en el s. XVII aunque no se acabo hasta el s. XIX; dedicada a Santa Eufemia, patrona de la ciudad donde tiene gran devoción; según la tradición evangelizó la zona y fue martirizada durante el reinado del emperador Adriano



Como quien dice a la vuelta dela esquina encontramos otro templo, la iglesia de Santa María Madre, obra del s. XVIII, de fachada barroca pero con algunos restos altomedievales como las columnas de la parte superior de la fachada




sábado, 15 de julio de 2017

Rabo de toro


La receta de rabo de toro es muy antigua, ya que esta descrita por un gastronomo romano del s.I d.C, mas tarde por un cocinero musulman, del s. XIII, pero que no se popularizo hasta el s. XIX, debido seguramente al auge del mundo taurino, y de sus representantes.

Se trata de un guiso tradicional, en esta receta con algunas variantes, un estofado de carne con verduras.

Ingredientes


800 g de rabo de toro
sal y pimienta
aceite de oliva virgen extra
1 cebolla 1 puerro
1 zanahoria
4 dientes de ajo
2 cucharadas de miel
1 ramita de canela
1 copa de brandy
1 l de vino tinto
1 l de caldo de carne

Para el puré

Ingredientes
                                   

2 patatas grandes
1 pizca de cardamomo molido
100 ml de leche
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Para el montaje

Nueces
palitos de hojaldre

Elaboración

Dorar el rabo salmpimentado en  la olla express. Retirar y reservar.
                                                           

En la misma olla y aceite, rehogar las verduras peladas y cortadas. ademas de la miel y la canela.
                                                                               
                                                           
Rehogar todo y agregar el rabo, flamear con el brandy y añadir elvino.
                                                                                     

Cocer en la olla express 2 horas, mirando que la carne se desprenda del hueso para que quede muy tierna.

Desmigar la carne y pasar el caldo con toda las verduras por la batidora y  despues por el chino.

El puré

Cocer las patatas con sal en un cazo, junto con la mantequilla, durante 20 minutos; retirar entonces parte del caldo de cocción, añadir el cardamomo y la leche, batir bien y emulsionar con el aceite.
                                                                                   

Para presentar el plato, con ayuda de un aro, poneren la base el puré de patatasy encimala carne del rabo. Añadir un poco de salsa y decorar con unas nueces picadas y un palito de hojaldre
                                                                             

sábado, 8 de julio de 2017

Valença do Minho, Portugal


Aprovechamos la proximidad de Bayona y Portugal para pasar el día en Valença do Minho, la localidad mas cercana, en la que ya visitado hace años, durante una estancia en Tuy, y que habíamos apreciado.

Valença población de unos 8.000 habitantes, está separada de Tuy, en España, por el río Miño, que hace de frontera entre los dos países, y por ese motivo, debido a los frecuentes choques bélicos, las dos ciudades están fortificadas.

La zona donde se asienta Valença ha sido poblada desde remotos tiempos prehistóricos como demuestran algunos yacimientos arqueológicos.

También hay restos romanos, que atestiguan el paso del río Miño por la vía romana que unía las actuales Braga en Portugal y Lugo en España.

Al dominio romano se sucedieron suevos, visigodos, quedando despoblada después de la invasión musulmana de 716, aunque el mas poderoso ataque islamico se produjo cuando el caudillo musulmán Almanzor llego a esas tierras en 997.

Tras el desalojo de los musulmanes por el rey Alfonso VI, con la ayuda de las Ordenes de los Templarios y los Hospitalarios, que se ubicaban en Tomar y Soue respectivamente y que después de diversas batallas consolido su reconquista en la Batalla de Lisboa de 1.147.

A Alfonso le sucedió su hijo Sancho I, durante cuyo reinado el papa Alejandro III, reconoció a Portugal como una nación independiente. Se puede considerar a Sancho I como el creador de Valença do Minho, en el XIII.

Fue este rey el que ordeno repoblar la zona y fortificar la ciudad, llamada entonces Contrasta, ya que su posición estratégica era óptima para frenar los ataques de los gallegos e intentar la conquista, nunca realizada, de Pontevedra.
                                                                             

Fue el rey Alfonso III el que cambio el nombre de Contrasta, que aludía a su situación geográfica enfrente de Tuy, por el de Valença, la valiente, al que luego se añadió el nombre del río, en 1.262.

A lo largo de los siglos siguientes, particularmente en los s.s. XVI y XVII, se atendió a las fortificaciones, reforzándolas, ampliándolas  y restaurándolas dada la importancia geoestratégica del lugar.



En 1.809 fue tomada por las tropas napoleónicas invasoras, al mando del mariscal Soult



sábado, 1 de julio de 2017

EnsaladaTatiana

                                                                  


Esta receta de ensalada es una de las muchas que se pueden elaborar con ingredientes propios que se encuentran en esta época del año facilmete; refrescante en estos días veraniegos, y que puede pasar por un plato completo, 

Ingredientes

                                                                           

150 g de rucula
200 g de queso blanco majorero
1 pechuga de pollo
12 lonchas de jamón serrano
4 higos
40 g de nueces
150 aceite de oliva
40 ml vinagre
1 limón
1 ml de miel
sal y pimienta negra


Elaboración


Dorar el queso en la parrilla, cortarlo en laminas finas.

Cocinar la pechuga de pollo a la parrilla y cortarla en laminas
                                               

Mezclar en un bol el aceite, el vinagre, la ralladura de la piel de limón y la miel, batirlo bien

Mezclar bien todos los ingredientes, ensalada, pollo y queso en una ensaladera grande y aliñar con la vinagreta.