sábado, 8 de julio de 2017

Valença do Minho, Portugal


Aprovechamos la proximidad de Bayona y Portugal para pasar el día en Valença do Minho, la localidad mas cercana, en la que ya visitado hace años, durante una estancia en Tuy, y que habíamos apreciado.

Valença población de unos 8.000 habitantes, está separada de Tuy, en España, por el río Miño, que hace de frontera entre los dos países, y por ese motivo, debido a los frecuentes choques bélicos, las dos ciudades están fortificadas.

La zona donde se asienta Valença ha sido poblada desde remotos tiempos prehistóricos como demuestran algunos yacimientos arqueológicos.

También hay restos romanos, que atestiguan el paso del río Miño por la vía romana que unía las actuales Braga en Portugal y Lugo en España.

Al dominio romano se sucedieron suevos, visigodos, quedando despoblada después de la invasión musulmana de 716, aunque el mas poderoso ataque islamico se produjo cuando el caudillo musulmán Almanzor llego a esas tierras en 997.

Tras el desalojo de los musulmanes por el rey Alfonso VI, con la ayuda de las Ordenes de los Templarios y los Hospitalarios, que se ubicaban en Tomar y Soue respectivamente y que después de diversas batallas consolido su reconquista en la Batalla de Lisboa de 1.147.

A Alfonso le sucedió su hijo Sancho I, durante cuyo reinado el papa Alejandro III, reconoció a Portugal como una nación independiente. Se puede considerar a Sancho I como el creador de Valença do Minho, en el XIII.

Fue este rey el que ordeno repoblar la zona y fortificar la ciudad, llamada entonces Contrasta, ya que su posición estratégica era óptima para frenar los ataques de los gallegos e intentar la conquista, nunca realizada, de Pontevedra.
                                                                             

Fue el rey Alfonso III el que cambio el nombre de Contrasta, que aludía a su situación geográfica enfrente de Tuy, por el de Valença, la valiente, al que luego se añadió el nombre del río, en 1.262.

A lo largo de los siglos siguientes, particularmente en los s.s. XVI y XVII, se atendió a las fortificaciones, reforzándolas, ampliándolas  y restaurándolas dada la importancia geoestratégica del lugar.



En 1.809 fue tomada por las tropas napoleónicas invasoras, al mando del mariscal Soult



No hay comentarios:

Publicar un comentario